Las tecnologías de captura, transporte, almacenamiento y usos del CO2 –llamadas tecnologías CAC en español y CCS por sus siglas en inglés- se implican en la economía circular mediante una triple vertiente: la aplicación de la captura reduce significativamente la emisión de CO2 a la atmósfera, mejorando el nivel de protección de las personas y el medio ambiente; su almacenamiento geológico permite que el gas permanezca confinado de forma segura; por último, este gas no inflamable ni tóxico es además inagotable, por lo que puede ser empleado como recurso económicamente viable y sostenible.

Conscientes de las oportunidades del dióxido de carbono, la PTECO2, a través de su grupo 'Usos del CO2', ha categorizado las diversas aplicaciones de este gas:

  • Usos tecnológicos o directos, incluyendo la recuperación mejorada de petróleo (EOR en inglés), el tratamiento de aguas residuales y de recreo, su aplicación en el sector de la alimentación y bebidas, la carbonatación de residuos alcalinos y el uso del CO2 en estado supercrítico para procesos (p. ej. procesamiento de plásticos).
  • Usos biológicos mejorados para facilitar el crecimiento de microalgas, así como la fertirrigación (mejora de la absorción de determinados nutrientes, enriquecimiento carbónico del suelo y ambiental, entre otros.).
  • Usos químicos como la fotosíntesis artificial y la conversión química para la obtención de combustibles o productos de alto valor añadido (ácidos carboxílicos y producción de urea, entre otros.).

Conocer otros miembros de GIEC

Card Image

PROTECMA

Protección de la costa y del medio marino.

Saber más
Card Image

BIOVEGEN

Biotecnología Vegetal.

Saber más